Excelente anti-edad con gran poder de hidratación

ACEITE DE ARGAN PURO

Atrévete a probar lo que la naturaleza te ofrece

Propiedades y Modo de Empleo

Te ofrecemos un tratamiento integral para tu piel muy efectivo, en un solo producto natural y 100% orgánico. Nuestro envase Airless, dotado de una base ascendente, que empuja el producto, te facilitará la perfecta aplicación en tu piel.

Composición

El aceite de argán está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales: ácido linoléico 50% (omega 6), 15% de alfalinolénico (omega3), 12% oléico (omega 9), 1% de ácido araquidónico y 3% de ácido gamma-linoléico. También contiene casi tres veces más cantidad de tocoferoles (vitamina E), que el aceite de oliva, carotenoides de los que un 50% son betacarótenos, precursores de la vitamina A, fitoesteroles (D7 esteroles) y escualeno.

Propiedades

Aceite puro 100% orgánico con un alto poder de absorción e hidratación . Con tan solo unas gotas de este aceite tu piel mejorará.

Potente antioxidante y por su alto contenido en vitamina E y en ácidos grasos esenciales, es bueno para nutrir y regenerar la piel.

Elimina arrugas y marcas de estrías. El aceite de argán  combate la sequedad y aporta elasticidad a la piel. 

Retrasa el envejecimiento de la piel.

Elimina las huellas dejadas por el acné y otras lesiones de la piel.

Es extraordinario en los casos de: Quemaduras leves y grietas o eccemas.

También se utiliza para el cuidado del cabello. El aceite de argán devuelve el brillo al cabello iluminándolo de nuevo a través de su alta capacidad nutricional.

Fortalece las uñas quebradizas.

Alivia el dolor en las articulaciones siendo un buen aceite para masajes corporales.

Ayuda a combatir algunas enfermedades de la piel como la neurodermitis y la psoriasis.

Modo de utilización

Se aconseja emplear de noche para que actúe como regenerador de la dermis.

En la piel: Aplicar el aceite, con un ligero masaje de movimientos circulares, sobre la piel de cara y cuerpo.

Cabello: Puede utilizarse como mascarilla, aplicándola en el pelo húmedo y dejándola reposar al menos 30 minutos, aclarando y lavando después el cabello con un champú suave.

Uñas: Mezclar el aceite con zumo de limón y sumergir las manos durantes unos 15 minutos una vez por semana.